Ai Weiwei levanta rejas en Nueva York

Ai Weiwei anució su nuevo proyecto conceptual, siempre con el propósito de dejar huella en el espectador. Esta vez en los habitantes de Nueva York, con las instalaciones públicas “Good Fences Make Good Neighbors” (Las buenas rejas crean buenos vecinos), una fuerte crítica social.

Levantando 100 rejas para Nueva York

Ai Weiwei levantó cerca de 100 instalaciones hechas de rejas en lugares emblemáticos de Nueva York, especialmente en la isla de Manhattan. Dentro de su trayectoria artística, que cuenta más de 30 años, esta sería la más ambiciosa exhibición al aire libre, tanto para la ciudad de Nueva York como para el artista, contando con 10 instalaciones gigantescas y 90 más pequeñas, construidas especialmente en lugares como:

  • Cooper Union
  • Flushing Meadows – Corona Park
  • Essex Street Market

Fin de la instalación de “Good Fences Make Good Neighbors” en el Cooper Union Building. Foto: Reuters

Estas piezas de arte dispuestas a lo largo y ancho de la ciudad, describen cómo el paisaje urbano mundial ha cambiado desde el gran evento histórico en que el que caía el muro de Berlín, dando fin a una separación de más de 25 años entre los ciudadanos de una misma ciudad.

El artista chino ha alzado su voz a través de sus proyectos con respecto a asuntos de migración y crisis humanitarias, identificándose totalmente con esta problemática al vivir a temprana edad una situación de desplazamiento forzosa en su casa de Beijing, desde donde fue trasladado a un campo de trabajo.

Instalación de Ai WeiWei en Manhattan. Foto: Artnet

Las rejas de Ai Weiwei se han esparcido por toda la ciudad de Nueva York, donde permanecerán hasta febrero de 2018, subrayando el incremento desproporcionado y global del discurso nacionalista que apuesta por el cierre de las fronteras. El proyecto se realiza en colaboración el New York Public Art Fund que celebra su 40 aniversario.

Una jaula dorada para Nueva York

La Jaula de Oro de Ai Weiwei en Manhattan. Foto: Artnet

La “Jaula de Oro” fue la instalación seleccionada para darle apertura a la exposición pública. Una estructura imponente de unos 7 metros de alto, de metal de color más naranja que dorado, incorporando cinco torniquetes de metal gigantes que recuerdan los del metro neoyorquino.

Estuvieron presentes grandes personalidades públicas, especialmente el alcalde Bill de Blasio, quien expresó su completa admiración por el trabajo del artista, de la misma manera que manifestó su apoyo a estos proyectos que hacen reflexionar al ciudadano y favorecen las condiciones para su progreso social.

Todas estas obras tienen un lado abierto casi sutil, por el que se puede entrar a las jaulas y atravesar sus cápsulas. El bautizado “Arco” asemeja la perforación de un espejo gigante. Además, Weiwei instaló una hamaca en su “Barrera Circular” de 300 metros de largo, fabricadas con hilos de cuerda.

Los rostros del refugio

Además de las colosales instalaciones, el proyecto cuenta con 200 retratos de refugiados colocados en farolas. Otras 100 imágenes pertenecen al rodaje del documental de Weiwei “Human Flow”, el cual ha sido presentado en importantes festivales de cine y será considerado como uno de los trabajos cinematográficos de mayor relevancia social del año.

Para este documental, el equipo de Weiwei viajó durante un año entero por 23 países y 40 campos de refugiados. Dentro del relato, el artista cuenta su experiencia personal, apuntando a crear una reacción del público a través del manejo de las palabras y el impacto de las imágenes.