Galería Cayón presenta a Pablo Palazuelo

Galería Cayón en Madrid presenta la exposición individual “Pablo Palazuelo: Sin principio ni fin”, al conmemorarse 10 años de su fallecimiento y en coincidencia con el evento Apertura Gallery Weekend Madrid. Esta es la cuarta muestra individual dedicada al artista Pablo Palazuelo en la Galería Cayón, con la que se abre la temporada expositiva de la galería madrileña.

Palazuelo, sin principio ni fin

Con esta muestra se conmemoran los 10 años de fallecimiento del artista, reuniendo en los dos espacios de la calle Blanca de Navarra, un conjunto destacado de 7 esculturas y 8 pinturas, realizadas en los últimos 20 años de su vida.

Las piezas que integran la exposición exploran la etapa conclusiva de arte plástico al que llegó el artista, tras más de 60 años de actividad creadora que se basó en la observación del orden establecido en la naturaleza. En sus obras se descubre un universo de formas orgánicas vivientes, revelando su excepcional uso de la imaginación. En su insólita creación, mostró su fascinación por las formas contenidas en la naturaleza, valorándola como un elemento sin limitaciones. Palazuelo aspiró a representarla en su apariencia más simple.

Esta exposición explora la etapa de mayor madurez del artista, donde en cada una de sus obras muestra el estudio y los conocimientos de toda una vida dedicada a la observación y experimentación plástica. La muestra fue posible gracias a la colaboración de diversos coleccionistas privados y de la Fundación Pablo Palazuelo, organización que viene trabajando en conjunto con la galería en los últimos años.

El pintor, escultor y grabador español vinculó su obra a la geometría que la definía como “la medida de la materia” y “un lenguaje para soñar”. Al recibir el Premio Velázquez por su trayectoria artística, el jurado destacó la coherencia de su obra, el rigor y el misterio, en la línea de la abstracción europea.

Con estudios de arquitectura, sus primeros dibujos se consideran de constructivismo puro, dando paso al arte abstracto definido por las leyes de la naturaleza, con un componente esencialmente geométrico y matemático. Su pintura esconde en su sencillez una gran complejidad teórica, influenciada de otros autores y filosofías orientales. A lo largo de su obra, se puede ver su estudio entre los signos gráficos y la música, hasta formas orgánicas mostrando la relación entre la geometría abstracta y la naturaleza.